Aprendamos a manejar la salud mental de los niños

Compártelo!!

A nuestros hijos les ha tocado adaptarse a una nueva situación mientras se busca la mejor manera de lidiar con la pandemia. Algunos se empiezan a acostumbrar al aprendizaje a distancia otros no se han podido siquiera conectar con su escuela. Pero a medida que pasan los días y  reciben más malas noticias la vida en cuarentena  puede estar afectándoles emocionalmente. Depresión, ansiedad, miedo… no siempre es fácil detectar estas emociones en los adolescentes y niños. ¿Cómo pueden los padres proteger la salud mental de los niños durante este tiempo lleno de incertidumbre y miedo? Nuestra última encuesta descubre claves para responder esta pregunta y revela algunas duras realidades.

Common Sense y Survey Monkey encuestaron a más de 800 adolescentes de EE. U.U. para saber cómo están lidiando con los cambios que se han dado por el coronavirus y las cosas que están haciendo para conectarse. Ellos respondieron que:

  • Están preocupados por la escuela. Al noventa y cinco por ciento de los jóvenes entre 13 y 17 años les cancelaron las clases presenciales, el 41% no ha recibido ningún tipo de clases, y más de una cuarta parte dice que es difícil encontrar un lugar para estudiar en la casa.

  • Se preocupan por sus familias. No solo porque un ser querido se contagie, también se angustian por las finanzas, especialmente los niños afroamericanos y latinos.

  • Se sienten solos y desconectados. Alrededor de cuatro de cada 10 adolescentes se sienten “más solos de lo habitual” en este momento, casi el mismo número que aquellos que dicen sentirse “tan solos como siempre”. E, incluso con el acceso a los mensajes de texto y las redes sociales, que usan aún más ahora, extrañan la relación “cara a cara” con sus amigos.

  • Siguen las noticias. En comparación con los tiempos previos a la pandemia, una cantidad mayor de niños van directamente a los medios de comunicación que proveen noticias para obtener información en lugar de informarse a través de amigos y familiares.

Es lógico que los preadolescentes tengan respuestas similares; la escuela, la familia, los amigos y mantenerse informado también son muy importantes para este grupo de edad. Y las emociones aumentan en los niños que ya son propensos a experimentar emociones negativas. Los pocos puntos positivos en la encuesta brindan algunas ideas sobre lo que puedes hacer para aumentar el bienestar de los niños durante los momentos difíciles:

  • La familia es más importante que nunca. Los adolescentes dicen que se sienten más conectados con sus familias de lo habitual. No tienes que hacer nada especial. Miren un programa, jueguen un juego o tomen fotos y decórenlas juntos.

  • Los mensajes de texto y las redes sociales son salvavidas. Los adolescentes dicen que estas actividades los están ayudando a sobrevivir. Si tus hijos aún no envían mensajes de texto o usan las redes sociales, puedes permitirles usar tu teléfono para hacer una videollamada por FaceTime con un amigo o familiar. Incluso puedes establecer horarios fijos para que chateen por video con personas importantes en sus vidas. Mantener estas conexiones es vital.

  • Hablar ayuda. Los adolescentes dicen que se están conectando con familiares o amigos a través de llamadas telefónicas.

Sentirse ansioso es una reacción natural ante el hecho de tener que cambiar toda tu rutina por un tiempo indeterminado. Al mismo tiempo, no podemos subestimar el papel de las noticias y las redes sociales en los estados emocionales de nuestros hijos. Un poquito de Snapchat e Instagram hace que los niños se sientan conectados, y estar informados los hace sentir confiados en su conocimiento del mundo. Pero cuando sus mundos se limitan únicamente a estas fuentes, y todo es coronavirus, todo el tiempo, puede aparecer el miedo.

Bien sea que tu familia esté preocupada por su salud, la situación económica o que ya esté lidiando con situaciones críticas como la pérdida de empleo o tener que salir a trabajar a un hospital, supermercado o restaurante en medio de esta situación,  puedes establecer el tono emocional, hablar con ellos sobre los medios que están usando y profundizar en sus sentimientos. Aquí hay ideas que pueden ayudarte:

Si es posible, crea nuevas rutinas que brinden una sensación de estabilidad. Programa noches familiares de películas, torneos de juegos y video chats con familiares y amigos. Haz que la hora de comer sea divertida con noches temáticas. Deja que los niños elijan ideas y ayuden a planificarlas.

Fomenta la conexión con el aprendizaje. No hay duda de que las tareas escolares están pasando a un segundo plano en este momento. Si tus hijos siguen recibiendo clases, averigua si la escuela ofrece más recursos para aprender y conectarse. Algunos maestros tienen “horas laborales” (sesiones de video chat en las que los niños pueden participar).

Admite la pérdida de hitos importantes. Los niños se están perdiendo de muchos eventos que los emocionaban, desde ceremonias de graduación hasta recitales de baile y fiestas de cumpleaños. ¡Estas son las cosas que definen la vida de un niño! Asegúrales que esto terminará en algún punto y diles que lo celebrarán cuando sea posible. Pon una fecha en el calendario de algo que les emocione hacer en el futuro.

Diles a tus hijos cómo te sientes y pregúntales cómo están. Diles a tus hijos cuándo algo en las noticias te enoja o entristece, y relaciona tu emoción con el factor específico que la causa. Incluso puedes narrar tus reacciones. Esto le permite identificar y expresar sus emociones, y además le enseña el vocabulario para hacerlo. Escucha activamente. Es natural querer que tu hijo se sienta mejor, pero es importante escucharlo. Dile: “Estás triste. Te entiendo”.

Busca las cosas positivas. Puede que no sea posible encontrar algo positivo en cada cosa, pero intenta ser optimista. Puedes decir: “Muchas personas están actuando como héroes para combatir el coronavirus”. O: “Busquemos formas en que podamos ayudar”. O: “En momentos como este, me gusta pensar en las cosas por las que estoy agradecido”.

Promueve las conversaciones. Los niños recibirán mucha información y desinformación (especialmente si se informan a través de YouTube y las redes sociales). Pregúntale: “¿Has oído algo en las noticias hoy?”, “¿Qué escuchaste?” y “¿Qué piensas al respecto?”. Si crees que la información es dudosa, dile: “Verifiquemos eso revisando otras fuentes”.

Da el ejemplo tomándote algunos descansos de las noticias. Demuéstrales con tu ejemplo que pueden evitar ver noticias por un rato. Explícales a los niños por qué es saludable decir que no por un tiempo. Todo seguirá allí cuando vuelvas a revisarlo. Cuando los niños tomen descansos, pregúntales cómo se sintieron.

Diviértanse con cosas que los hagan sentir cómodos y alegres. Las celebridades están haciendo su parte leyendo cuentos para dormir en Instagram (@savewithstories), lanzando nueva música (Daniel Glover y Lin-Manuel Miranda), o simplemente enviando algo de positividad al mundo. Recibe esas buenas vibras.

Simplemente… sé.

Honestamente, todo lo que tus hijos necesitan ahora mismo es que seas su padre o madre. No tienes que ser un súper humano. El apoyo emocional sirve de mucho para ayudar a los niños a sentirse a salvo, seguros y amados. Aunque ahora las cosas sean muy difíciles y las consecuencias de la pandemia duren por algún tiempo, poco a poco la escuela, los amigos y las buenas noticias volverán.

BY: Caroline Knorr, Common Sense 

Publicidad

Escribe tu email aqui y envialo! Fácil

Subscríbete GRATIS
No te pierdas los recursos, ayudas, links o información para la comunidad.
Nosotros respetamos tu privacidad!
shares